FECON se opone a continuidad de la exclusión social de las decisiones sobre el agua

No puede haber Gestión Integrada del Recurso Hídrico sin participación amplia de organizaciones comunales como beneficiarios del bien público. Esta es la principal crítica en la que coinciden las organizaciones integrantes de la FECON sobre el proyecto de Ley para la Gestión Integrada del Recurso Hídrico a discutirse en plenario legislativo.
La FECON había planteado la necesidad de reconocimiento legal de organismos y mecanismos de participación ciudadana equilibrados con decisión vinculante sobre la Planificación Hídrica y los Reglamentos para la toma de decisiones por cuenca hidrológica, que es la unidad territorial de ordenamiento del agua que establece el proyecto de Ley. Éstos no se integraron al texto final, generando un gran vacío.
En el proyecto de Ley, sólo se menciona la palabra participación en dos principios, pero la toma de decisiones se concentra en el Sector Hídrico del Estado, compuesto por instituciones que cargan con grandes responsabilidades en los múltiples conflictos generados por desprotección y desigualdades de acceso al agua como problema vigente.
En el nivel comunal sólo se integrarían representaciones de ASADAS, que corresponden únicamente al sub-sector consumo humano y saneamiento. En los demás subsectores se desconoce el papel que tendrá la sociedad civil, que FECON considera vital integrar a la toma de decisiones para una adecuada gestión del agua para prevenir aumento de conflictos por desigualdades de acceso.
Lamentablemente, la toma de decisiones queda dispuesta a los Reglamentos que se desarrollarán después de la Ley, limitando a realizar una consulta pública (art. 22) para los instrumentos de Planificación Hídrica que se definan por cada unidad hidrológica.
Por tanto, las decisiones se seguirán tomando igual que hoy en día, en una Dirección de Aguas que ha tenido poca voluntad política para proteger los ecosistemas y promover una distribución justa del agua, siendo esta la causa principal de la desconfianza de muchas organizaciones en el tema de las decisiones futuras.