Defender las Universidades Públicas es defender el ambiente

  • Ecologistas nos unimos a la defensa de las universidades públicas;
  • Rocío Aguilar debe renunciar;
  • No es posible cumplir la meta de descarbonización, ni el Acuerdo de París sobre Cambio Climático si se continua con los recortes y las trabas al FEES.

(FECON, 18/10/2019.) Desde el movimiento ecologista alertamos que la medida realizada por el Ministerio de Hacienda para redireccionar 70mil millones de colones del presupuesto del Fondo Especial de Educación Superior (FEES) atenta directamente contra la protección de la naturaleza, los ecosistemas y las comunidades que depende de estos, esto sumado las negativas consecuencias que tendría sobre los cupos, becas y cursos.

Es clave el aporte que las universidades públicas a la protección del agua, el bosque, la biodiversidad, los Parques Nacionales, los mares y el ambiente en general. Son cientos las comunidades que han recibido apoyo desde la acción social, la extensión y la investigación para resolver sus problemas socioambientales. Por lo que condicionar su presupuesto es atentar directamente contra un proyecto país ambientalmente equilibrado y socialmente justo. No se puede hablar de un “país verde” sin universidad pública, no es posible cumplir la meta de descarbonización, ni el Acuerdo de París sobre Cambio Climático si se continua con los recortes y las trabas al FEES.

Quienes impulsan los recortes y restricciones al presupuesto de las universidades, tienen relación directa con intereses empresariales destructores, contaminantes y acaparadores. La Ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, debe de renunciar.

Eso que las Universidades Públicas hacen por el mejoramiento de la calidad de vida, es insustituible. El aporte desinteresado y comprometido de cientos de funcionarios públicos ha sido importante en la historia de la conservación del ambiente, de la cual Costa Rica debe su prestigio a nivel internacional.

El Gobierno de la República junto a grupos de poder empresariales destructores de la naturaleza impulsaron una reforma fiscal regresiva; ahora estos mismos grupos están tratando de contrarrestar el poder que tienen las universidades públicas para evitar la destrucción ambiental. Grupos de banqueros, cámaras empresariales, desarrolladores inmoviliarias, agronegocios y vendedores de agroquímicos, están contentos de restarle poder a las comunidades que han detenido sus proyectos de muerte.

Atentar contra las universidades públicas compromete la capacidad del país para afrontar el cambio climático. Trabajar con personas y comunidades afectadas por los embates de la crisis climática es central, pero con esta serie de obstrucciones al presupuesto de las universidades, dejamos desprotegidas a las comunidades más vulnerables a la sequía, la elevación del nivel del mar, el cambio en las poblaciones de peces, los embates de huracanes, etc. Además, esto significaría dejar sin apoyo a comunidades que están trabajando por diminuir la cantidad de agrovenenos en los alimentos que consume la población.

Desde la Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente (FECON) nos pronunciamos en contra de cualquier forma de limitar el accionar de las universidades públicas y en particular nos oponemos a esta redirección del presupuesto del FEES que tiene repercusiones directas para las comunidades que defienden el ambiente.

FECON apoya y se solidariza con las tomas de las instalaciones universitarias y las movilizaciones para defender las universidades públicas contra el ajuste presupuestario neoliberal de la administración de Carlos Alvarado Quesada. Replicamos el llamado a movilizarnos este 22 de octubre frente a Casa Presidencial.