Irregularidades en la costa son un examen para la Municipalidad de Santa Cruz

La mala gestión de la Zona Marítimo Terrestre (ZMT) por la Municipalidad de Santa Cruz se ha puesto en evidencia con los procesos judiciales que FECON ha interpuesto para regularizar la situación ambiental de Marbella, en el distrito de Cuajiniquil. La nueva administración municipal enfrenta la responsabilidad de responder por las acciones irregulares o ilegales que en los últimos años se autorizaron en la ZMT.

El 26 de febrero de 2021 FECON recibió respuesta de la Municipalidad de Santa Cruz con relación a dos denuncias presentadas a la Sala Constitucional. Las dos denuncias se unen a otra presentada el 18 de diciembre de 2020 en las cuales se solicita determinar si en la comunidad de Marbella construcciones turísticas comerciales atentan contra el ciclo de reproducción del desove de tortugas marinas.

Con las tres denuncias se pretende determinar si la existencia de alumbrado eléctrico, puentes de acceso y el restaurante Tikki Hut propiedad de un desarrollador inmobiliario estadounidense residente en la zona están en violación de la ley de Zona Marítima Terrestre. Las últimas dos denuncias están siendo tramitadas en los expedientes 21-001452-0007-CO y 21-003356-0007-CO.

En la respuesta de la municipalidad, esta no da una respuesta concisa sobre qué tipo de justificación, proceso administrativo o interés ha primado en los permisos de construcciones otorgados a agentes inmobiliarios. Cabe resaltar que en Marbella no existe ningún Plan Regulador. FECON considera estas denuncias validas y necesarias a raíz de una publicación del Semanario Universidad en la cual se describe amenazas, chantajes y acciones intimidatorias contra algunas personas de la comunidad que se oponen a este tipo de desarrollo turístico.

En Marbella el desarrollo turístico residencial ha provocado una larga serie de conflictos recogidos por la prensa desde el año 2016. Provocados por la destrucción de manglares, usurpación ilegal de agua y uso ilegal de la Zona Marítima Terrestre. FECON ha venido acompañando a esta comunidad víctima de un crecimiento turístico inmobiliario descontrolado. Construido únicamente sobre las aspiraciones de agencias de bienes con ningún interés por las comunidades locales y mucho menos un uso responsable de bienes comunes.

En una reciente visita por la comunidad se ha observado una enorme cantidad de complejos residenciales y segundas residencias turísticas que han venido a ocupar la mayor parte del paisaje costero de Marbella. Personas de la comunidad indicaron que la mayoría de estos residenciales no son ocupados durante la mayor parte del año. Lo cual lleva a preguntarse ¿qué beneficio económico puede traer este tipo de infraestructura turística a la población local?

Es necesario además que la Municipalidad de Santa Cruz responda a las siguientes interrogantes:

1- ¿Existe algún tipo de plan cantonal que justifique la construcción de mega desarrollos inmobiliarios? Si es así, ¿toma en consideración el impacto que tendrán esos mega desarrollos en los recursos naturales y en la población local?

2- ¿Qué tipo de controles y proceso interno se lleva a cabo en la Municipalidad de Santa Cruz a la hora de otorgar permisos de construcción?

3-En qué condiciones se encuentran los trabajadores de construcción empleados en estos mega desarrollos? ¿se les paga salarios acordes a la legislación laboral, seguros e impuestos?

4- ¿Cumplen estos mega desarrollos con la legislación de aguas de Costa Rica?

En este momento se encuentra en examen la gestión municipal de áreas ambientalmente frágiles bajo su responsabilidad. Los mecanismos de aprobación mediante permisos políticos, favoreciendo la ilegalidad en Zona Marítimo Terrestre, deben ser corregidos y erradicados. La respuesta municipal a estas interrogantes serán importantes para recuperar la confianza en su labor pública.