Políticas del FMI amenazan con condicionar el futuro de Costa Rica

(FECON, 14/09/20) El jueves 17 de septiembre, justo después de las tradicionales celebraciones de independencia, el Gobierno de Costa Rica anunciará las condiciones que ha negociado para adquirir un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) por $1750 millones en media crisis económica por la pandemia.

El FMI tiene por práctica condicionar sus préstamos a los países más desfavorecidos en el sistema internacional, en forma de programas supervisados mediante los cuales terminan por inmiscuirse y tomar control de las políticas internas de un país, minando la autodeterminación de los pueblos, su independencia y los intentos populares por construir democracia.

Costa Rica cerrará con una deuda pública equivalente al 70% del PIB del país, y para 2021 hasta el 5,2% de las finanzas del país irían dirigidas solamente a pagar intereses (1). En medio de estas circunstancias, previamente ajustadas por los gobiernos neoliberales de fin y principio de siglo, el país es empujado a comprometer aún más sus recursos a cambio de nueva deuda.

Desde la Federación Ecologista (FECON) hemos venido insistiendo en rechazar el sobre-endeudamiento público. Desde marzo expresamos el apoyo a la condonación de la deuda de los países de América Latina para la liberación de los pueblos de las políticas de saqueo y control que imponen los organismos financieros desde Washington.

En el año 2018, una gran huelga nacional dio la lucha para rechazar el aumento de impuestos regresivos como el I.V.A. en productos y servicios de consumo básico. Las propuestas económicas alternativas existieron, pero la administración Alvarado Quesada las evadió y desechó en alianza con los grandes medios y el empresariado.Campaña “Pueblos Libres, Fuera FMI de Costa Rica” impulsada por organizaciones ecologistas

Dos años después el programa de ajustes que se puede esperar con el préstamos del FMI sería la consolidación de procesos de privatización de instituciones públicas, modificaciones jurídicas para favorecer el saqueo de la naturaleza y nuevos paquetes de impuestos sobre las clases populares y no sobre los ricos ni las transnacionales.

La FECON ha llamado a la reactivación del movimiento social frente a las amenazas de consolidar el desmantelamiento público en el contexto de la pandemia por parte de los grupos de poder, que promueven medidas neoliberales como soluciones falsas ante la crisis de un sistema económica, social y ecológicamente insostenible.

Protestas contra el FMI en la región

Durante años recientes, las mayores luchas para rechazar políticas económicas impulsadas por el FMI, se han dejado ver en varios países. En Nicaragua (2018) el rechazo popular generalizado a la reforma al sistema de pensiones del INSS obligó al gobierno a detener las medidas consensuadas con el FMI. (2)

En Ecuador, durante 2019, el pueblo llevó a cabo fuertes y extendidas protestas contra la reforma económica del FMI, que imponía la eliminación de subsidios estatales y paquetes de impuestos a la medida del organismo. Con las movilizaciones por varias semanas lograron que el plenario rechazara tal reforma. (3)

Otro caso en donde el levantamiento popular contra las reformas del FMI ha tenido gran magnitud desde 2018 ha sido en Haití, donde las recetas económicas del organismo se caracterizan por haber condenado a los productores de arroz a la ruina, mientras el país terminó comprando el grano en Estados Unidos. La eliminación de subsidios ha traído fuertes incrementos en el costo de la vida. (4)

 

Referencias

(1) https://semanariouniversidad.com/ultima-hora/52-del-pib-son-intereses-de-deuda-que-suman-a-voraz-saldo-del-805-del-pib-para-el-2021/
(2) https://www.elnuevodiario.com.ni/economia/455116-fmi-inss-necesita-reforma/
(3) https://www.efe.com/efe/america/portada/el-acuerdo-con-fmi-detonante-de-una-protesta-que-pone-en-jaque-a-ecuador/20000064-4083657
(4) https://correspondenciadeprensa.com/2018/07/11/haiti-huelga-general-y-protestas-contra-el-gobierno-y-el-fmi/