Memoria del Encuentro de Personas Afectadas por los Agronegocios en Costa Rica

El Encuentro de Personas Afectadas por los Agronegocios, realizado los días 21 y 22 de junio del 2017, fue un espacio de discusión en el que participaron habitantes de distintas y diversas comunidades del país, entre las que se pueden mencionar Buzón de Bataan de Limón, El Cairo de Siquirres y Talamanca (Limón), Upala y Los Chiles (Alajuela), Fincas Chánguena y Térraba, y Guacimal (Puntarenas) y Cañas (Guanacaste).
Durante estos días discutieron sobre conflictos generados por la expansión intensiva de los monocultivos de piña, banano, arroz y palma africana; a la vez que se expusieron los problemas que están viviendo en sus comunidades producto de estos agronegocios.
La lógica financiera que domina gran parte de la actividad agraria lleva años provocando profundos desequilibrios económicos, sociales y ecológicos. En Costa Rica, los Gobiernos han fomentado los agronegocios durante años siguiendo los dictados de las corporaciones que los impulsan a nivel mundial.
A nivel nacional las políticas destinadas a las comunidades campesinas e indígenas se fueron reformando para dar paso a un enfoque agro-exportador.  Sin embargo, ya se sienten los crujidos de esta realidad y durante este Encuentro se denunció el proyecto de agricultura industrial extractiva que se viene implementando en el país.

[real3dflipbook id=”1″]

¿Qué son los agronegocios?

Se trata de un conjunto de actividades que vinculan la producción, distribución y la comercialización de productos agrarios a escala mundial. Como dice la ecologista uruguaya Karin Nansen, de Amigos de la Tierra Internacional, explicando el concepto de agronegocios: “Hoy el sistema alimentario está cada vez más controlado por unas pocas empresas, que controlan, desde las semillas, hasta lo que se vende en los supermercados, en las tiendas, o sea, hasta lo que llega a nuestras mesas. Incluso ahora estas mismas empresas pasan a controlar la tierra; entonces son ellas las que definen qué se produce, cómo y de qué forma se distribuye lo que se produce, y son esas empresas las que definen también los precios de los alimentos”. Durante el Encuentro se compartió información acerca de lo que se entiende por agronegocio, su expansión en el territorio nacional, la visión de sus impactos desde las organizaciones y su vinculación al sistema económico neoliberal y a la creciente desigualdad económica y social.
El agronegocio no se conforma con haber devastado y saqueado los bienes naturales para ganar millones de dólares; las corporaciones que impulsan los agronegocios van por más, continuando con procesos de acumulación por desposesión, para mantener el sistema capitalista, repercutiendo en sectores como el campesino e indígena. La expansión de la frontera agrícola, el uso de plaguicidas, y el potenciamiento del agronegocio han tenido fuertes repercusiones negativas para los pequeños productores y para las comunidades rurales en toda la región y en el país. Este modelo actual está condenando los suelos y los ecosistemas; y las fumigaciones y la contaminación tienen devastadoras consecuencias sobre la salud de las poblaciones.

Este modelo de exportación y de producciones en escala ha generado desgarramientos tan fuertes a lo largo de los años, que han devastado bosques, desalojado comunidades campesinas e indígenas, contaminado suelos y aguas, y aumentado los precios de los alimentos en el mercado interno, viéndose así las comunidades constantemente amenazadas. Los conflictos expuestos durante el Encuentro, como lo fueron el acceso al agua, los problemas de contaminación de los bienes naturales, la tenencia de tierra en territorios campesinos e indígenas, el desempleo y el futuro de las personas jóvenes, y el saqueo de los bienes comunes, estaban directamente relacionados a la expansión de estos monocultivos.
Como parte del encuentro era unificar agendas, entendiendo que existen distintas formas de abordar este conflicto, también se circuló información y se asumieron tareas concretas para darle seguimiento a los acuerdos que emanaron el 21 y 22 de junio de 2017 en San José de Costa Rica.

Texto elaborado por Fabiola Pomareda.

Fotografía: Zuiri Mendez

Diseño gráfico e ilustración Raquel Mora